Estrategias para un uso saludable de pantallas en niños

Estrategias para un uso saludable de pantallas en niños

Tras un trimestre repleto de clases, exámenes, trabajos, deberes y madrugones, finalmente llegan las tan esperadas vacaciones de Navidad. Ahora, con mucho tiempo libre disponible para los niños y niñas, surge el desafío para las familias de gestionar de manera saludable el tiempo que pasan frente a las pantallas. Dado que pasarán numerosas horas en casa, las pantallas se convierten en un estímulo sumamente atractivo para los más pequeños. Sigue leyendo para averiguar cómo hacer un uso responsable de las pantallas. 

Uso o abuso de pantallas

Las pantallas se han convertido en una presencia cotidiana que, cada vez más, atrae la atención y el tiempo tanto de niños como de adultos. Aunque su uso moderado puede tener beneficios, como el acceso rápido a la información y facilitar la comunicación, no se trata de prohibir su uso por completo, sino de fomentar un enfoque equilibrado y saludable.

A pesar de estos beneficios potenciales, lograr un uso saludable de las pantallas es una tarea desafiante. Con frecuencia, las pantallas se vuelven la única opción de entretenimiento, llegando a cautivar tanto a niños como a adultos.

Las pantallas, videojuegos, redes sociales, etc. tienen algunas características que hacen que el cerebro se enganche:

  • - Uso intuitivo y sencillo, al no costar esfuerzo tendemos a usar estas tareas.
  • - Diseño atractivo y cargado de estímulos que captan la atención.
  • - Refuerzo inmediato y continúo, que nos mantiene en la tarea.

Consecuencias del abuso de las pantallas

Cuando el uso de las pantallas se gestiona de manera equilibrada y saludable, no necesariamente conlleva consecuencias negativas. Sin embargo, si se cruza la línea hacia un uso excesivo, pueden surgir efectos adversos como adicción, dificultades en el comportamiento, irritabilidad, falta de concentración y problemas de atención (debido a la falta de estimulación cognitiva), bajo rendimiento académico, y aislamiento, entre otros.

Uso saludable de pantalla

Antes de explorar las estrategias para un uso saludable, es crucial definir qué implica exactamente un uso saludable. En esencia, se refiere a un uso responsable y a un manejo adecuado del tiempo dedicado a las pantallas.

  • - La responsabilidad implica evitar el uso de las pantallas para causar daño a otros y abstenerse de acceder a aplicaciones o juegos no apropiados para la edad.
  • - La cantidad de tiempo frente a las pantallas variará según la edad y la etapa de desarrollo de cada persona.
Edad Tiempo  diario Recomendaciones
0-5 años No exponer a los niñ@s a las pantallas No exponer a los niñ@s a las pantallas
6-12 años 1 hora Con un adulto presente y nunca a la hora de las comidas
13-15 años 1 hora y media Cuidado con las redes sociales
+ de 16 años 2 horas A la hora de dormir sin pantallas

Estrategias para mantener el tiempo de pantalla de manera saludable

En períodos vacacionales, mantener un uso saludable del móvil y gestionar el tiempo de pantalla de manera equilibrada puede representar un desafío para las familias. Aquí algunas estrategias efectivas:

  • - Ejemplo personal: La primera y más lógica estrategia es liderar con el ejemplo. Con conciencia sobre cómo y cuánto utilizamos las pantallas, ajustamos nuestro uso para reflejar hábitos saludables. Recordemos que los niños aprenden más observando nuestras acciones que escuchando nuestras palabras.
  • - Establecer límites claros: Es irreal pensar que los niños pueden regular por sí solos su tiempo y uso de pantallas. Es esencial establecer límites claros sobre cuándo, cuánto y cómo pueden utilizarlas. Colocar estas normas por escrito en un lugar visible puede prevenir discusiones y asegurar su cumplimiento.
  • - Promover alternativas: Aunque el uso de pantallas puede resultar conveniente para los adultos, es fundamental permitir y fomentar actividades alternativas.
  • - Dejar que los niños sean niños, con ruido, desorden y diversión, es vital. Planificar actividades familiares alternativas también es una excelente opción.
  • - Permitir el aburrimiento: Es normal que los niños se aburran en casa, y está bien. No es necesario mantenerlos constantemente entretenidos. El aburrimiento fomenta la creatividad, impulsa a explorar nuevas actividades y contribuye al desarrollo cerebral.
24 de noviembre de 2023
¿Te gustó esta entrada del blog?
0
0